Cripto Intercambio: La mejor manera de cambiar cripto. Cambia ahora.

La importancia de las criptomonedas en Venezuela

Por curioso que parezca, Venezuela es hoy uno de los principales centros de criptomonedas de toda América Latina. Antiguamente uno de los países más ricos del continente, sobre todo por la exportación de petróleo – que le valió el apodo de «Venezuela Saudita» entre los años cincuenta y ochenta – , hoy su contexto político, económico y social es especialmente delicado.

Algunos datos pueden dar una dimensión de la crisis experimentada en el país. Según las estimaciones del Banco Central de Venezuela, la tasa de inflación entre 2016 y 2019 fue del 53.798.500%, la más alta jamás conocida en la historia del mundo. En este contexto, se estima que actualmente cerca del 90% de los venezolanos viven por debajo de la línea de pobreza y que más de 4,5 millones han abandonado el país.

Con el paisaje turbulento, los criptoactivos son cada vez más importantes para la economía local, hasta el punto de que el gobierno de Nicolás Maduro creó la primera criptomoneda oficial de un país: el Petro. ¿Cómo es posible? Eso es lo que te explica ahora el blog de Cripto InterCambio.

El problema de la hiperinflación

El surrealista proceso hiperinflacionario hizo que el Bolivar Soberano (VES), que es la moneda oficial del país, perdiera su valor drásticamente. Con un salario mínimo local de 300.000 bolívares al mes, que son aproximadamente 10 dólares, el venezolano puede comprar poco más de un kilo de queso, según la BBC.

En este contexto, almacenar dinero físico significa pérdidas para su portador. Suponga que tiene 50.000 bolívares en su billetera; sin la corrección monetaria, cada día que pase esta cifra valdrá un poco menos. Si ayer era posible comprar media docena de huevos, por ejemplo, mañana sólo será posible comprar cuatro.

Como resultado, la población comenzó a no creer en el dinero emitido por el banco central y a buscar monedas más estables. Durante la segunda mitad del siglo XX, era común en países con procesos hiperinflacionarios – que Argentina, Brasil, México y Perú conocían tan bien – refugiarse en el dólar estadounidense, cuya estabilidad era mucho mayor que la de sus monedas locales.

Pero con el advenimiento de las criptomonedas, la población ha ganado una nueva alternativa para escapar de la inflación de su moneda fiat. Muchos ciudadanos venezolanos han comenzado a invertir criptoactivos – como Bitcoin – para detener la devaluación de su dinero. Según el sitio web de Coin Dance, que analiza el volumen de transacciones de bitcoin en cada país, en una semana de 2019 unos 138 mil millones de bolívares fueron convertidos en la popular criptomoneda.
Las criptomonedas como alternativa a la hiperinflación
En un escenario político turbulento como el venezolano, las criptocurrencias tienen grandes ventajas sobre el dinero tradicional como alternativa, por parte de los ciudadanos, a la hiperinflación.

La lógica es similar: invertir en criptomonedas como una forma de evitar la devaluación inflacionaria del dinero local. Pero la realización es diferente. Para ser propietario o realizar transacciones con dólares, es probable que un individuo deba tener algún tipo de cuenta en una institución financiera tradicional, como un banco.

El problema es que, con esto, no sólo está sujeto a impuestos, que tienden a exacerbarse como forma de evitar la conversión de moneda local a la moneda extranjera, sino también a la confiscación y a otras arbitrariedades por parte del gobierno local.

Las criptomonedas pueden escapar de este tipo de arbitrariedad. Debido a que las transacciones se realizan de forma anónima, el gobierno simplemente no puede ejercer ningún tipo de control sobre sus transacciones financieras. ¿Quieres dejar el país y llevarte tu propiedad contigo? Sólo tiene que tener su billetera virtual con usted. ¿Necesita el dinero local de nuevo? Es posible intercambiarlo en un exchange o directamente con otro ciudadano.

Petro: la criptomoneda oficial del gobierno venezolano

Consciente de estos hechos, el gobierno de Nicolás Maduro intenta aprovecharse del boom de las criptomonedas. Lanzó su propio token, llamado Petro. Con el lema «hacia la revolución económica digital», la idea de los venezolanos es crear una moneda estable basada en las principales commodities del país: petróleo, oro, hierro y diamantes.

Armados con el monedero virtual del proyecto, los ciudadanos venezolanos pueden cambiar sus bolívares por el petro, hacer compras, prestar servicios, etc. Idealmente, el lastre en las commodities evitaría las enormes fluctuaciones que devalúan a los bolívares. Con el tiempo, Petro podría convertirse en una alternativa a Bitcoin y otros altcoins, lo que mantendría el capital de la población en la economía local.

Además, el lanzamiento de la criptocurrencia también forma parte de un contexto geopolítico complejo. Desde 2017, el gobierno de Donald Trump ha impuesto duras sanciones económicas al país. Prohibió a las empresas y a los ciudadanos estadounidenses comprar petróleo y negociar títulos de la deuda pública venezolana.

Con esto, la entrada de dólares en el país ha caído drásticamente y el Petro es un intento de remediar esta situación. Debido a que se comercializan a través de la tecnología de blockchain, con el Petro sería posible recibir dólares del exterior sin la necesidad de intermediación de entidades financieras vinculadas a los Estados Unidos.

Sin embargo, la situación real de la criptocurrencia es bastante controvertida. Cuando lanzó el criptoactivo en 2018, Nicolás Maduro afirmó que habría un lastre de 5.000 millones de barriles de petróleo. No obstante, recientemente se reportó un valor mucho menor para dicho lastre: 30 millones de barriles.

Y a pesar de la orden de que los bancos locales acepten transacciones con Petro, actualmente pocos negocios o servicios locales utilizan la moneda. A nivel internacional, la situación es similar: ninguna de las principales exchanges del mercado transaccionan la criptomoneda – no sólo por la desconfianza, sino también porque el gobierno de los EE.UU. ha prohibido a sus ciudadanos y empresas comprar el criptoactivo.

Conclusión: Venezuela, un laboratorio de las criptomonedas

Como hemos visto, en un contexto hiperinflacionario y de crisis económica severa, las criptomonedas han demostrado su importancia en Venezuela. No sólo como una forma de almacenar valor y servir como medio de intercambio, sino también como una forma de que los ciudadanos locales salvaguarden su patrimonio de manera segura y anónima frente a posibles abusos por parte de las autoridades locales.

Además, las dificultades con la implementación del Petro son sintomáticas. La primera criptomoneda lanzada por un gobierno tiene grandes dificultades para materializarse, ya sea por la desconfianza de los ciudadanos e inversores del mercado internacional, o por el complejo contexto geopolítico en el que se inserta.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Zeen is a next generation WordPress theme. It’s powerful, beautifully designed and comes with everything you need to engage your visitors and increase conversions.